Madroño. Características y cuidados

El género Arbutus o también llamado Madroño comprende, aproximada mente, un número de doce especies que ha bitan en general en las zonas mediterráneas y atlántica y también el centro y oeste de EE.UU.

Son vegetales que, en su estado natural y aun adultos, pueden llegar a alcanzar alturas próximas a los 30 m (Arbutus menziezii). Sin embargo, son árboles o arbolillos, que difícil mente sobrepasan los 8-10 m, y en jardinería son tratados más como arbustos grandes que como árboles.

Es un género en el que todas las especies son perennes. Presenta hojas alternas, simples y enteras o ligeramente dentadas. Las flores, que aparecen en ramilletes o panículas, según las especies, son de color blanco o rosado, y aparecen en primavera y otoño, depende de la clase. Estas flores se transforman en pequeños frutos, parecidos a cerezas, de color amarillo o rojo y, generalmente, maduran en otoño; incluso en determinadas variedades (Arbutus unedo), pueden ser comestibles.

Todos los componentes de este género, son perfectamente acomodaticios a cualquier tipo de clima. En cuanto a suelo, prefieren terrenos ácidos y temen un poco la cal. La especie A.x.andrachnoides tolera muy bien la cal, aunque en su inicial crecimiento la afecta ligeramente. Respecto a su situación, se adapta a pleno sol, y también a la penumbra.

Madroño 1

Características

  • ☘️ Cuidados. Fácil.
  • ↕️ Altura. media 6-9m.
  • 🌸 Flor. Primavera-otoño.
  • ☀️ Luz. Sol semisombra parcial.
  • ↔️ Expansión. 2-4 m.
  • 💧Humedad. Normal.
  • 💲Precio. Medio.

Madroño 2

Cuidados

Son plantas que no precisan de unos grandes cuidados a lo largo de su vida. Únicamente hay que destacar, y tener muy en cuenta, que no toleran los trasplantes o cambios de situación; es decir, que una vez plantadas no de ben ser movidas.

No necesitan prácticamente poda, salvo para darles una forma precisa, o coartarles alguna rama que molesta o desmerece del con junto.

Si están tratados como arbustos, y por la edad se han desguarnecido en la base, puede aplicárseles una poda de rejuvenecimiento: es decir, cortar todas las ramas, dejando únicamente entre 30 y 40 cm de ramificación a partir del suelo.

Madroño 3

Propagación

El método más sencillo y eficaz, es la siembra de semillas.

Esta operación, se realiza en primavera, y no presenta ningún tipo de dificultad.

Madroño 5

Utilización

La madera de estos árboles es de tonalidad rojiza y dura, pesada, homogénea; al ser fácil de trabajar, se emplea para la confección de pequeños objetos decorativos.

Madroño 4

Problemas

Son árboles muy resistentes tanto a plagas como a enfermedades y no se le conoce hasta hoy ninguna que les afecte específicamente.

No obstante, en zonas infectadas o mal cuidadas puede verse atacado por algún tipo de insecto.

Especies

Arbutus andrachne. Esta especie es originaria del Mediterráneo oriental. En su estado natural, puede llegar a alcanzar una altura de unos 9 a 12 m. Las flores se abren al inicio de la primavera en un ramillete de unos 5 a 10 cm de ancho, midiendo cada flor 0,5 cm de largo, de color blanco. Produce frutos rojizos, de bastante buen sabor.

Las hojas son pecioladas, enteras, aunque en los árboles jóvenes y vigorosos son dentadas, y ligeramente glaucas por el envés. La corteza es de color rojo parduzco y se desprende en largas escamas.

A.x.andrachnoides. Esta especie es un híbrido, resultado de un cruce natural entre el madroño de Chipre (A.andrachne) y el madroño (A.unedo). Crece espontáneamente en Grecia, alcanzando una altura de unos 6 a 9 m. Se le distingue por su corteza, bastante original, ya que sus delgadas escamas, de color rojo oscuro o pardo, se desprenden dejando al des cubierto unas zonas más pálidas.

Las flores aparecen a finales de otoño o invierno, son blancas, agrupadas en panículos de 7 cm de largo. El fruto, que crece al mismo tiempo que la flor, es globoso y de color rojo.

Las hojas son perennes, coriáceas, verde lustroso, con un largo peciolo de color rojo oscuro, y ligeramente dentadas, que lo diferencian del unedo. Es un árbol muy apreciado por su corteza coloreada y sus características ramas retorcidas.

A.menziesii. Es nativo del Oeste americano, puesto que se le encuentra desde el norte, en la Columbia británica, hasta el sur en California. Debe su nombre a su descubridor, Archibald Menzies, hecho que tuvo lugar en 1792.

En estado natural, puede llegar a alcanzar los 30 m de altura, pero en cultivo, no suele rebasar los 6-9 m.

Las flores aparecen hacia mediados de primavera, en forma de ramilletes verticales de unos 7 cm de largo, y cada flor, de color blanco, unos 0,5 cm. Los frutos, de un rojo anaranjado, tienen aproximadamente 1 cm de ancho, y se producen en grupos de 12-15 unidades. Las hojas de los elementos jóvenes y vigorosos, presentan el borde dentado, siendo lisas las de ejemplares viejos o con escaso vigor.

Al pelarse, la corteza descubre una madera lisa de color rosa aranjado pálido. Antiguamente, esta corteza se utilizaba en el curtido de pieles.

La especie que, como ya se ha dicho, es originaria de la zona de California, sopor ta bien los fríos relativamente intensos de nuestra geografía.

A.unedo. Izquierda y abajo, esta especie es originaria del sudoeste de Irlanda y del sur y sudoeste de Europa. Es el más extendido en España, tanto natural como artificialmente (en jardines y parques). Puede crecer hasta alcanzar los 5-9 m de altura, aunque en los jardines o terrazas se suele usar más como arbusto que como árbol.

Las hojas son elípticas, oblongas, coriáceas, de un bello color verde, y con un corto peciolo de color rojo.

Las flores, de color blanco o rosadas, aparecen durante el otoño en vistosas panículas. Los frutos que brotan en la misma época, provienen de flores del año anterior, y son de color rojo anaranjado, con un diámetro de unos 15 a 20 mm. Son comestibles, pero de sabor más bien insípido. Debido a su parecido con las cerezas, a veces se le conoce como el árbol de las cerezas.

La corteza de esta especie es mucho me nos decorativa que la de las anteriores, puesto que está recubierta por escamas de color pardo sucio.

Este árbol es el que se halla representado en el emblema de la ciudad de Madrid, denominada también: Villa del Oso y del Madroño.

Vídeo

Publicaciones Similares