Hierbabuena. Cuidados y tipos

Portada de Hierbabuena

Es fragante, refrescante, crece muy rápido, complementa muchas bebidas, ensaladas y carnes…¿hay algo para lo que no sirva la hierbabuena? Sus propiedades, bien conocidas desde la antigüedad, han hecho de esta herbácea una indispensable en la botica de todas las casas, no en vano se le reconoce también usos medicinales tradicionales que alivian dolencias tan básicas como un resfriado hasta problemas estomacales. Su uso como ornamental en los jardines mediterráneos aromáticos es el broche de oro en la explicación de por qué es tan conocida y tan deseable. Aquí te vamos a dar las pautas para que puedas aprovechar y disfrutar de su cultivo a pleno rendimiento.

Tipos de hierbabuena

El nombre científico de la hierbabuena es Mentha Spicata, esto es, en realidad, la hierbabuena es una variedad de la menta, por lo que en verdad, para hablar de los tipos de hierbabuena  tenemos que hablar de las variedades de la menta. Y aquí te exponemos las más conocidas.

Hierbabuena (Mentha Spicata)

Se la conoce también como yerbabuena. El tallo suele tener un tono morado y algo cuadrado, además es duro si intentas partirlo con la mano. La flor de la hierbabuena es alargada y violeta, pero puede tener tonos blancos como es habitual en la especie. La palabra Spicata en el nombre científico significa “lanza”, porque las hojas tienen la forma de la punta de una lanza. Es la especie de menta más consumida y conocida del mundo.

Tipos de hierbabuena

Menta chocolate (Menta piperita cv.)

Sus hojas son redondas y su tallo es morado. Es un híbrido estéril que se produce por la mezcla de otras especies del género Mentha.

Menta manzana (Mentha suaveolens)

Se la conoce también como Mastranzo. Tiene un característico toque de sabor a manzana. Se dice que es la mejor variedad para hacer salsa de menta.

Tipos de hierbabuena

Menta egipcia (Mentha niliaca)

La menta egipcia tiene un sabor similar a la menta de manzana. Pero, esta es una planta mucho más robusta con tallos erguidos resistentes y grandes hojas grises aterciopeladas. La menta se cruza libremente y muchos tipos diferentes han evolucionado a partir de esta hibridación salvaje. Algunas de estas plantas silvestres son excelentes y algunas apestosas o tienen un sabor amargo.

Tipos de hierbabuena

Hierbabuena rizada (Mentha spicata crispa)

Es la que más usan para hacer cócteles.Tiene tallos gruesos y morados pero también pueden ser verdes,  y tiene el aroma balsámico más potente que en otras especies de menta, por eso se la usa en coctelería.

La forma dentada de su hoja es clave para  reconocerla, además de por su tacto suave. El color de la hoja es verde claro.

Tipos de hierbabuena

 

Menta japonesa (Mentha arvensis)

Esta especie tiene gran éxito por su contenido de mentol, neomentol, piperitol e isopiperitol entre otros principios activos muy recomendados para la tos. La menta japonesa destaca por tener unos niveles muy altos de estos compuestos en comparación con otras plantas.

Tipos de hierbabuena

 

Hierbabuena de agua (Mentha aquatica)

Solo crece en zonas acuáticas, por eso se llama así. Esta planta necesita riego constante y  exposición media a la luz solar.

Tipos de hierbabuena

 

Menta asiática (Mentha longifolia)

Destaca por su hoja alargada, de hecho es tan grande que no te cabe en la palma de la mano y es lo que la caracteriza. Es conocida vulgarmente como menta de caballo siendo ampliamente utilizada en la medicina ancestral de países asiáticos.

Tipos de hierbabuena

Menta gris (Mentha longifolia var. asiatica)

Las hojas son de un color  verde pálido y una textura mas aterciopelada, sus flores púrpuras propias de la especie y sus extractos naturales igual de ricos en aceites esenciales.

Tipos de hierbabuena

 

Menta poleo (Mentha pulegium)

Comúnmente conocida como poleo menta. Es vasodilatadora, buena para la respiración y dilata también los músculos. Es una de las más comercializadas.

Tipos de hierbabuena

Menta de gato (Nepeta cataria)

Es una menta bastante rara, se la conoce como nepeta porque en la antiguedad se pensaba que curaba la picadura de los escorpiones. Por lo que más destaca es porque atrae la atención de los gatos, que se la comen por sus aceites esenciales.

Tipos de hierbabuena

Cuidados de la hierbabuena

 Exposición al sol

Lo mejor para esta planta es tenerla en semisombra, a ser posible con luminosidad alta pero no con sol directo. El sol directo podría llegar a quemar las hojas y a provocar que la planta se deshidrate y se decaiga. Especialmente en verano.

 Temperatura.

Tiene muy buena tolerancia a un amplio rango de temperaturas, aunque tendremos un desarrollo óptimo entre 14 a 20 ºC. En pleno verano puede soportar mucho más siempre que esté a semisombra, como decíamos antes, o a la sombra, pero para ello hay que incrementar los riegos en la semana. Soporta bien el frío pero frente a una helada prolongada puede perecer.

Riego

Depende de la zona en la que esté la planta, pero por regla general, en invierno, dos veces por semana y en verano, días alternativos, porque si no, la planta sufrirá estrés hídrico, perderá turgencia y las hojas no estarán aptas para su consumo.

Sustrato

El sustrato que vayamos a usar tiene que tener un buen drenaje, porque aunque lo mejor para la hierbabuena es que esté el suelo humedecido tenemos que evitar que se encharque porque eso facilita la aparición de hongos y en consecuencia a ello, la putrefacción de raíces. La menta necesita suelos con un pH comprendido entre 5.0 y 7,5, así que salvo que sean zonas de tierra muy negra (que suele ser ácida) es bastante tolerante. Si la vas a cultivar en maceta no olvides añadir materia orgánica al suelo para que no le falten nutrientes, si no, se agotará mucho antes.

Cómo plantar la hierbabuena

Por esquejes

Paso 1. Prepara la maceta.

Es muy normal que en grandes superficies nos encontremos hierbabuena servida por esquejes o directamente en macetas pequeñas. Tanto si es una opción como la otra, usaremos una maceta grande, a la que habrá que desplegar las pestañas de los agujeros si ya viene preparada para eso, o hacérselos tú mismo. Pero es lo primero que hay que hacer.

Cómo plantar hierbabuena

Paso 2. Echa la tierra. 

Vierte la tierra en la maceta y cuando esté llena, aprietas la tierra para que donde insertes los tallos estén bien sujetos y no se muevan.

Cómo plantar hierbabuena

Cómo plantar hierbabuena

Paso 3. Riega 

Es importante sobretodo si estás plantando esquejes. Al no tener raíces, los vasos conductores de la savia están expuestos y es muy fácil que la planta se deshidrate, además que al humedecer la tierra incitamos a los tallos a que desarrollen raíces. Y se trata de una maceta pequeña, lo que queremos es que la planta se expanda por la maceta, así que también nos interesa que eche más raíces.

Cómo plantar hierbabuena

Paso 4. Humedece los esquejes.

Por las mismas razones que hemos expuesto antes, conviene que los esquejes estén unos minutos en agua antes de plantarlos.

Cómo plantar hierbabuena

Paso 5. Introduce los esquejes en la tierra.

Ve cogiendo uno a uno los tallos de los esquejes y los vas metiendo en la tierra, como mínimo 2 cm de tallo para que queden bien sujetos.

Cómo plantar hierbabuena

Paso 6. Rehidratar los esquejes

Es muy probable que al día siguiente los esquejes se vean decaídos, no te preocupes, tan solo vuelve a regarlos o pulveriza el suelo de la maceta para que recuperen su turgencia. Habrá esquejes que no enraicen, pero si te preocupas de hacer esto todos los días, habrá esquejes que enraizarán.

Cómo plantar hierbabuena

Conforme pasen los días, podrás ver cómo van levantando.

Paso 7. Plantar más esquejes.

Puedes ir añadiendo esquejes en función de los que consigas enraizar para que la maceta se llene más de hierbabuena. Ten paciencia, las plantas se toman su tiempo al invadir nuevos espacios.

Cómo plantar hierbabuena

Paso 8. Disfruta de tu hierbabuena.

Cómo plantar hierbabuena

Sembrar semillas

Paso 1. Llena de tierra la maceta.

La preparación en este caso es la misma que para los esquejes.

Paso 2. Humedece la tierra.

Es muy importante hacerlo para favorecer la germinación de las semillas. Tenemos que crearle las mejores condiciones para que las semillas “despierten” y comiencen su ciclo natural.

Paso 3. Agujerear la tierra.

Con una pala o unos palillos haz agujeros no muy profundos en la tierra.

Paso 4. Siembra las semillas.

Esparce las semillas por los agujeros que has hecho antes.

Paso 5. Apretar la tierra

Ahora que tenemos las semillas echadas en la tierra humedecida, con la palma de la mano ve apretando la tierra de la maceta para asentar bien las semillas.

Paso 6. Riega de nuevo

Pulveriza agua después de la siembra. Y no sólo después de la siembra sino todos los días y en pocos días comenzarán a asomar los pequeños brotes de hierbabuena.

Paso 7. Ya tienes hierbabuena.

Preguntas frecuentes sobre la hierbabuena

¿Qué es lo que cura la hierbabuena?

  • Hirsutismo: La  revista Phytotherapy Research publicó un estudio en el que mostraba que esta planta reduce el nivel de andrógenos en las mujeres con problemas de crecimiento anormal de vello si la consumían en infusiones de dos tazas al día durante cinco días.
  • Resfriados y gripe: La hierbabuena es un descongestionante natural. Uno de sus principios activos es el mentol, que ayuda a adelgazar la película de mocos y reduce la tos. Alivia la garganta seca, también.
  • Digestión: La menta es buena para la indigestión y la hinchazón. Como hierba carminativa, la menta tiene la capacidad de expulsar gases del estómago y los intestinos al relajar los músculos involucrados. También se ha utilizado para tratar con éxito el síndrome del intestino irritable (SII). Sin embargo, no debe usarse para el tratamiento de la enfermedad por reflujo gastrointestinal (ERGE), ya que puede relajar aún más los músculos que evitan el reflujo del ácido del estómago, empeorando así el problema.
  • Hongos: El aceite esencial de hierbabuena puede evitar el crecimiento de algunos tipos de hongos o incluso provocar su muerte.

¿Cuál es la diferencia entre la menta y la hierbabuena?
Como decíamos antes, en tipos de hierbabuena, en realidad, la hierbabuena (mentha spicata) es una variedad de la menta (mentha piperita) y a pesar de que es básicamente menta, tiene diferencias en cuanto a la fisionomía de la planta y en el  olor. La diferencia en fisionomía es que la menta tiene los tallos algo más rojizos y es más vellosa que la hierbabuena, mientras que los tallos de la hierbabuena son más verdes. Las hojas de la menta son de un verde más oscuro que las de la hierbabuena.

El olor de la menta es mucho más intenso y fresco que el de la hierbabuena y el de la hierbabuena es algo más suave y característico. No hay grandes diferencias en cuanto al uso, ya que son comúnmente usadas para aderezar los platos y en las infusiones.

¿Qué características tiene la hierbabuena?

La fragancia de la hierbabuena es tan definida y tan agradable que se ha hecho hueco en todo el mundo en lo que se refiere a fondo de aroma para perfumes e incluso, como ambientador en hogares. De igual manera y por la misma razón, se está usando para otros productos de cuidado personal como son las pastas de dientes y enjuagues bucales. Sus propiedades medicinales basadas en su aporte de vitaminas, tan necesarias para las defensas hacen que la industria farmacéutica le haya echado el ojo para tratar problemas de salud digestivos, respiratorios e incluso vaginitis.
Esa es su característica más llamativa. También podemos hablar de la fisonomía que tiene y por la que se usa en todo el mundo para jardines ornamentales de aromáticas. Alcanza los 70 cm de altura, las hojas son rugosas, lanceoladas y con vellosidades. Y las flores se presentan en forma de espiga, normalmente con un llamativo color malva.