Jardín | Sabías que

Cuidados del Bambú. La guía completa.

No hay que buscar mucho para encontrar bambú  hoy en día. A estas plantas se las ve a menudo en oficinas, escritorios, negocios y hogares en casi todas partes. Debido al feng shui, se dice que las plantas de bambú  traen buena suerte y fortuna, especialmente si las plantas se han regalado. También ayuda que tengan una buena reputación  por su resistencia con los pocos cuidados que necesita.

Sus tallos son bastante resistentes y  pueden sobrevivir en jarrones de agua  o en macetas con tierra. Incluso una planta de bambú  mal mantenida vivirá durante mucho tiempo antes de que finalmente muera.

La gran mayoría de las plantas de bambú  se envían desde Taiwán o China, donde los productores profesionales trenzan, tuercen y rizan sus tallos en una multitud de formas. Las plantas de bambú  tratadas para que tengan estas formas  pueden costar cientos de euros y cuentan con 20 o más tallos individuales. Sin embargo, más comúnmente, las plantas de bambú  en macetas simples se pueden obtener por tan solo 10 euros, más o menos,  por un paquete de tres tallos.

Las cañas  son aserradas y radiantes, gruesas, de color amarillo y con listas verdes, con brote o brotes laterales muy frondosos. La planta llega a medir un metro de alto y la caña tiene un diámetro de 6 a 8 cm. De la familia de las Gramíneas, tiene su origen en zonas tropicales.

 

1. Temperatura adecuada para el bambú.

En sitio muy claro y caliente en verano. A partir de junio también en el exterior. En invierno más fresco, pero no por debajo de los 5ºC.

Hay ciertas condiciones de crecimiento que tu bambú de la suerte necesita para estar sana, como la luz adecuada, el agua, los medios para macetas, los fertilizantes y la temperatura. Cuando se trata de la luz, el bambú de la suerte prefiere la luz solar brillante y filtrada, como la que se encuentra debajo de un dosel de la selva tropical. Evita la luz solar directa ya que quemará las hojas. Son más tolerantes  más con  poca luz que demasiada. Sin embargo, si la planta comienza a estirarse o el verde se desvanece, cámbiala a un sitio en el que reciba  más luz.

Como es de esperar con el bambú, esta planta prefiere temperaturas más cálidas de entre 18 ° C y 32 ° C. No coloques las plantas frente a las rejillas de aire acondicionado o calefacción, o cerca de una ventana con corrientes de aire.

PRECAUCIÓN: Las hojas de bambú de la suerte son ligeramente tóxicas, por lo que deben guardarse en un lugar donde las mascotas o los niños NO puedan comerlas.

 

2. Cómo podar el bambú

A pesar de su apariencia intrincada, el bambú de la suerte no tiene la misma forma que el bonsái, con alambres de plantas y recortes de los brotes medidos para buscar formas especiales. Por el contrario, se forman girando los tallos de las plantas frente a una fuente de luz, lo que hace que la planta crezca naturalmente hacia la luz. En China, los tallos a menudo se cultivan de lado para causar la espiral distintiva. En casa, este es un proceso laborioso, pero se puede lograr colocando las plantas debajo de una caja de tres lados y prestando mucha atención a su tasa de crecimiento, rotando la planta lenta y regularmente. Sea paciente, ya que puede llevar un tiempo hacerlo bien.

Recortar, sin embargo, es una parte importante para mantener saludable tu bambú de la suerte. En general, no es una buena idea cortar el tallo principal del bambú. En cambio, corta las ramas laterales con unas pinzas estériles, sobretodo las que se vean más viejas y deterioradas. Puedes recortar los retoños a 2.5 cm o 5 cm  del tallo principal. Pronto surgirán nuevos brotes, y la planta resultante será más arbustiva. Para desalentar el nuevo crecimiento, sumerge el extremo cortado en parafina.

Si deseas cambiar su forma dramáticamente, puedes cortar una descarga completa contra el tallo principal. Se producirá una cicatriz de color canela, y  de ahí podrán surgir nuevos brotes del corte. No tires los recortes, ya que pueden usarse para propagar nuevas plantas de bambú. Si necesitas cortar el tallo principal por alguna razón, surgirán nuevos brotes debajo del corte, y la parte superior, suponiendo que esté saludable, se puede usar para comenzar una nueva planta.

3. Iluminación recomendada del bambú.

El bambú crece muy bien  si se ubica en los lugares más luminosos del hogar. Puede tolerar bien los niveles de luz más bajos, pero no crecerá mucho.  A pesar de que necesita fuerte iluminación, asegúrate de no ponerlo al sol directo y caliente, ya que la quemará. Además, hay que ir rotándola para que la luz le de en los lados ya que se desarrolla buscándola.

4. Sustrato y abonado

Si tu bambú está creciendo en un plato o tazón bajo, asegurate de que tenga al menos 3 cm de espacio alrededor para que las raíces se puedan extender un poco. Además del agua, el bambú  se puede cultivar en un suelo para macetas rico y bien drenado. El suelo debe mantenerse húmedo, pero no remojado. Riega como lo harías con cualquier especie de Dracaena. Las plantas cultivadas en agua solo necesitarán alimentarse cada dos meses aproximadamente, utilizando un fertilizante líquido muy débil. Una sola gota de fertilizante líquido es suficiente para los arreglos de bambú más afortunados. Alternativamente, hay disponibles fertilizantes especiales para bambú.

5. Riego

Riego abundante en sitio caliente y más reducido en lugar fresco. ¡Evita el estancamiento del agua!  No suele necesitar abonado pero es bueno abonar cada 3 semanas en verano. Si el agua del grifo es dura (contiene muchos minerales), deberás usar agua destilada o purificada. Todas las dracaenas son propensas a las manchas marrones, por lo que si la tuya comienza a mostrar muchas puntas marrones o una acumulación de cal  en el florero o plato, no uses agua del grifo. Riega tu bambú solo con agua embotellada o destilada, o agua del grifo que se haya dejado fuera durante 24 horas para permitir que se evapore el cloro.

Los problemas más comunes que sufre el bambú  generalmente están conectados al agua. El agua clorada lo matará con el tiempo, y el agua sucia o infectada con bacterias puede ser mortal también, por eso nunca permitas que las hojas muertas se pudran en el agua. Si la planta desarrolla raíces negras, éstas deben cortarse. Las raíces saludables de bambú son rojas, así que no te alarmes si las ves rojas  en un jarrón de vidrio.

Mantén  una buena higiene del agua cambiando el agua todas las semanas con agua destilada o embotellada.

Si  crecen  algas en el agua, generalmente es porque la planta está en maceta en un florero transparente, lo que permite que la luz penetre y alienta el crecimiento de algas. Simplemente límpialo y cámbialo a un recipiente opaco si las algas son un problema persistente.

Finalmente, una buena higiene recomienda que cambie el agua semanalmente.

 

6. Problemas más frecuentes.

  • El bambú  es susceptible a los mismos problemas de insectos que otras plantas tropicales de interior. Se pueden tratar de la misma manera que se tratan, con los mismos métodos,para  cualquier otra planta de interior.
  • Si notas una pasta viscosa de color verde en el agua del bambú, podrían ser algas. Las algas necesitan el sol para crecer y pueden acumularse en jarrones y recipientes de vidrio por donde pasa la luz. Mantenlo alejado del sol (especialmente cuando las temperaturas sean más cálidas) y cambia el agua regularmente y limpia el florero.
  • Las hojas amarillas generalmente indican demasiado sol o demasiado fertilizante. Corta el fertilizante y mueve la planta a un lugar más sombreado. Las hojas marrones generalmente indican aire seco o agua contaminada. Aumenta el nivel de humedad rociando la planta regularmente y asegúrate de usar el agua adecuada.
  • Si los tallos comienzan a pudrirse o ponerse blandos, es probable que no se puedan salvar. Peor aún, los tallos en descomposición amenazan a cualquier otro tallo cercano. Elimínalos. Pero si aún quieres intentar salvarlos, corta las partes amarillas e intenta enraizar el tallo recortado en agua nueva y en otro jarrón.

7. Multiplicación del bambu.

Es difícil. Puede prosperar en cultivo hidropónico

8. Qué NO hacer con tu bambú

– No lo coloques al sol directo.

– No uses agua del grifo si el agua es dura. Mucho mejor con agua destilada o purificada.

– No dejes que se seque, mantén las raíces cubiertas de agua en todo momento.

– No mantengas los niveles de agua demasiado altos, solo cubrir las raíces está bien.

– No coloques el bambú cerca de una ventilación de calefacción o refrigeración. Además, mantenlo alejado de cualquier corriente de aire frío.

– No permitas que el polvo se acumule en las hojas porque los poros necesitan respirar. Limpia periódicamente las hojas con un cepillo, un trapo húmedo y / o rocía con agua.

Publicaciones Similares